Lo de los listados de consejos está muy de moda porque son muy prácticos y fáciles de leer, de  entender y retener. Sin embargo últimamente hay quien se excede en su extensión como este sobre los 21 tipos de contenido que puedes compartir con, y a través de, Google.

Por eso me he decidido por un post cortito, claro y directo. Tres claves fundamentales para que los esfuerzos que vuelques en tu web te generen negocio. Adelanto que esas tres claves están más orientadas a negocios offline que a comercios electrónicos, aunque también sirven para estos.

1. Contesta siempre, y hazlo rápido.

Vivimos en la era de la velocidad, de la inmeditaed y de la falta de planificación. Vamos corriendo a todos sitios y nuestra paciencia se mide ya en milisegundos. Ya no se trata de que la competencia esté a un clic de distancia. Se trata que mi consulta se la mando a 4 o 5 webs una detras de otra a ver quien me contesta. Y además lo hago a última hora, porque como me falta tiempo, no he podido planificar mi compra (y aunque la hubiera planificado me habría dado igual, porque hemos cambiado de criterio tres veces en las últimas tres semanas, y al final todo se deja para el último momento, no vaya a ser que surja un imprevisto y me quede sin presupuesto)

Es increíble la cantidad de consultas que se contestan tras más de una semana, o peor aún, que ni siquiera se contestan (puede que hoy no tengas lo que necesitan, pero si mañana necesitan lo que tienes se acordarán más fácilmente de ti). Al final, resulta que invierto dinero para promocionar mi web en anuncios patrocinados (SEM) para captar visitas, tengo una agencia de SEO trabajando para posicionarme bien. Utilizo Website Optimizer para conocer que versión de mi página de destino es la que mayor tasa de consultas me genera. He abierto perfiles en las principales redes sociales. Me vuelvo loco para mantenerme activo en ellas. Y, cuando llegan las consultas,……no contesto. INCREÍBLE!!! ¿verdad? PERO CIERTO.

2. Involucra a tu gente con la web

El marketing no puede ser un departamento aislado de la empresa. O una función que nos realice de forma externa un diseñador cuando le encargo un trabajo. El marketing (orientación al beneficio del cliente y de la empresa) debe ser una filosofía de la empresa. Debe formar parte de su cultura, y debe generarse a partir de la participación de todos los profesionales de la misma. El mantenimiento de una web puede correr a cargo de una persona o de un equipo en función de la carga de trabajo, e incluso se puede externalizar sin problemas. Pero en su desarrollo, estrategia, contenido, incluso en su promoción debe participar todo el equipo (ayudados y guiados por expertos internos o externos) Será la forma de generar un web rica, atractiva, con contenido de valor, centrada en el usuario, más fácil de promocionar, y que genere resultados.

3. Prueba, mide y corrige

Todos los días surgen nuevas posibilidades de promoción, nuevas campañas mixtas, nuevas fórmulas, soportes, y redes. Pruébalas – con cordura – y sobre todo mide los resultados de lo que estas haciendo. Si no pudes medir los resultados finales (ventas, margenes, ingresos) si al menos podrás medir los resultados de la web. Establece puntos de interacción, formularios, consultas, descargas de archivos, etc. Otórgales un valor económico. Instala una herramienta de análisis web (las hay gratuitas como Google Analytics), contrata o subcontrata a un analista…..y sorpréndete con los resultados. Verás que de repente se ilumina la carretera, que aunque sigas en penumbra, a lo lejos se vislumbran los letreros e indicadores. Que puedes ir más rápido sin miedo a pegártela porque ya sabes por dónde va el camino.

Ya está, tres consejos que a mi me han funcionado (aunque alguno de ellos debo de mejorar aún en su aplicación). Tres claves que no garantizan el éxito (no es tán fácil), pero que reducen las probabilidades de fracaso.

Ahora ya las tienes…. ¿las vas a aprovechar?