Adelanto que este es un artículo un poco «arriesgado». y lo es porque las conclusiones no se basan en informaciones contrastadas al 100%, pero si se basa en indicios y en relaciones entre ellos. Para empezar estamos hablando de los dos grandes actores protagonistas de Internet (que me disculpe el resto), y no es fácil saber con claridad que se proponen (por ejmplo: pese a renunciar a ella y prácticamente aborrecerla en sus inicios, hoy en día ambos basan su modelo de negocio en la publicidad)

English: Google+ wordmark

Empezando por el más «antigüo», Google comenzó su andadura como buscador en el año 1996. En poco tiempo el algoritmo de Larry Page y Sergey Brin demostró su efectividad a la hora de ofrecer resultados relevantes para las búsquedas, y se convirtió en el ganador de una carerra que hasta esa fecha lideraba Yahoo. Sin embargo, cuando arrancó, no estaba definido (o al menos no era público) cuál era su modelo de negocio para convertir ese éxito funcional, en un éxito empresarial. Cuatro años más tarde, en el 2000, lanza el programa publicitario de Google Adwords, y Google se convierte en un negocio renunciando a su política de mantenerse libre de publicidad. Actualmente la publicidad online supone un 95% de los ingresos de Google.

Facebook Logo

Por su parte Facebook nace en febrero de 2004 en el seno de Harvard y su lanzamiento es todo un éxito. Desde sus inicios ha tenido problemas para gestionar su meteórico crecimiento, hasta el punto de que en solo seis años (en marzo de 2010) se convierte en el sitio web más visitado del mundo superando al todopoderoso Google. El éxito de facebook frente a sus rivales de entonces (frienster, myspace, etc) se fundamenta en que siempre apostó por la calidad de sus registrados, exigiendo que quien se diera de alta lo hiciera con su nombre e identidad real. Pese a renegar de la publicidad durante los primeros años, Mark Zuckerberg termina abrazándola y lanzando Facebook ads en nov de 2007. Según las cifras presentadas sobre el resultado de la compañías en 2011, el 85% de sus 3.710 millones de € de ingresos proviene de la publicidad online.

Así pues, y pese a sus «recelos iniciales» ambos se disputan la tarta de la publicidad en Internet, una tarta que cada día se hace más grande.

Si bien ambos cuentan con intentos fallidos suplantar a su rival: Facebook lanzó su propia aplicación de buscador en su plataforma para robarle clientes a Google y éstos ya van por el lanzamiento de su tercera red social (Google+), parece que éste último movimiento de Google es mucho más que una prueba de su Google Labs.

La apuesta por Google+ es tan fuerte que en las ultima semanas la compañía radicada en Montain View ha lanzado una nueva política de privacidad única para todos sus servicios (excepto Wallet, Jobs, Chrome, Books, Enterprise y pocos más) lo que supone unificar las políticas de más de 60 servicios (incluidos Google+, Picasa, Youtube, etc)

Según Google este cambio responde a la finalidad principal de facilitar la relación entre los usuarios y los diferentes productos, aunque de entrada ya reconocen que mejorará su plataforma de anuncios. Y ésta es precisamente la clave de todo.

Con este cambio que entrará en vigor el próximo 1 de marzo, Google se asegura poder cruzar «legalmente» todos los datos de utilización de sus servicios por parte de sus usuarios. Así pues, Google sabrá qué búsquedas realizas con más frecuencia, cuales son tus vídeos favoritos, que blogs sigues, etc).  ¿y para que quiere Google toda esta información?: para venderla a sus anunciantes. No directamente, claro, pero sí a través de la creación y comercialización de perfiles de consumidores hipersegmentados (intención de búsqueda + perfil sociodemográfico + ubicación + contactos + intereses declarados + etc)  a quienes las marcas quieran llegar con su publicidad de una forma más personalizada y teledirigida.

Hasta ahora Google presumía, y con razón, de servir publicidad a los usuarios en mismo instante en que demandan información sobre un producto o servicio (a través de las búsquedas en Google), o cuando visitan páginas web relacionadas con dichos productos (publicidad display). Ahora además podrá conocer su perfil sociodemográfico (gracias a Google+) sus valoraciones sobre establecimientos (Google Places) e incluso sus «me gusta» (botón +1) realizados en páginas webs y anuncios visualizados.

Con toda esa información Google podrá incluso anticiparse a tus necesidades y ofrecer campañas de publicidad hipersegmentadas que tengan tasas de efectividad muy superiores a las vistas hasta ahora (en google Adwords se consideran aceptables tasas del 2% de CTR en Búsqueda y del 0,01% en Display) de manera que pueda ganar más dinero con menos impresiones de anuncios. Por ejemplo: si empiezo a seguir un blog sobre Nueva York, y realizo una búsqueda en Google sobre vuelos baratos, probablemente Adwords pueda servirme entre sus resultados el anuncio de un «hotel urbano» localizado en Manhattan que tenga entre el público objetivo de su campaña a hombres entre 30 y 45 años, a quienes les gusten los hoteles urbanos (google sabrá esto por el cruce de la información de mi perfil de Google + y una valoración en la página de Google Places dejada en su día tras una agradable estancia de un hotel categorizado como urbano en Lisboa).

Otro ejemplo, imaginaros que programo en Google Calendar un cita en Barcelona a las 19:00 h, y que a través de Google Maps busco el mejor itinerario para llegar desde Valladolid hasta mi destino. En base a la posición GPS de mi móvil Google podrá detectar que a las 14:00 voy a pasar por Zaragoza, y enviarme por SMS o por mail, una promoción para comer en el nuevo restaurante de moda de la ciudad (recomendado además por uno de mis contactos de google+) que podré leer cuando pare en la próxima estación de servicio.

Tanto poder asusta un poco ¿verdad?. Pero en realidad el peligro no está en el uso legítimo o ilegítimo que pueda dar Google a esa información sino en el denominado «efecto burbuja» que podemos sufrir en Internet y que nos impida conocer aquello que está fuera de nuestros gustos conocidos o adivinados por estos dos poderosos agentes de la privacidad. Si os interesa el tema nos dejéis de ver el siguiente vídeo, y de contestar a las siguientes preguntas: ¿te gustaría vivir en una burbuja en internet?, ¿cuál será el próximo movimiento de Facebook (moviles, buscador externo, etc)?

 

Ampliación

Os dejo un enlace a un artículo publicado posteriormente (04/03/2012) por el Mundo sobre la huella digital de nuestros datos con el título de A las redes sociales les cuesta olvidar y que coincide en parte de lo que os comento aquí.

Entradas relacionadas:

Twitter y Facebook acabarán con los clientes cautivos

¿por qué fracasa Facebook con su modelo publicitarios?