Dedícate a tu empresa con toda tu pasión, pero no caigas en la locura de dedicarte sólo a ella. Además de egoísta, es estúpido.

Hace año y medio que decidí dejar un puesto de trabajo fijo como director de Marketing y Comunicación de una gran empresa para poner en marcha Impulsa tu Marketing. Esta apasionante «consultoragencia» de marketing online.

Desde entonces, cada vez que se lo cuento a alguien, casi siempre me dicen lo mismo «qué valiente». A pesar de oírlo con cierta frecuencia, en ningún momento me he sentido especialmente valiente. Simplemente he hecho aquello que sentía que debía hacer. Sólo he sido consecuente con lo que llevaba un par de años madurando en mi cabeza. Consecuente con mi pasión por el marketing online, y su capacidad para cambiar el rumbo de las empresas.

El peor momento fueron los meses previos al cambio. Meses durante los cuales, mi mujer y yo le dimos muchas vueltas a la idea, a las posibles repercusiones sobre nuestras vidas, y al riesgo que asumíamos al jugárnoslo «todo a una carta». Especialmente teniendo dos bocas más que alimentar, vestir, criar y educar.

Pero en cuanto tomamos la decisión de «tirarnos a la piscina», desaparecieron los miedos. Y en cuanto arrancamos, y pese a que los comienzos siempre son difíciles, puedo asegurarte que mi espíritu se calmó. En el fondo era algo que mi corazón me estaba pidiendo, mientras mi cabeza hacía «oídos sordos».

Así que si ahora mismo por tu cabeza pasa la idea de hacer algo distinto. De dar un giro a tu vida, a tu empresa, o a tu trabajo. te voy a dar cinco consejos que a mí me ayudaron en su momento a hacer lo mismo.

1. Nunca es demasiado tarde para hacer lo que siempre ha querido hacer. Y nunca es demasiado pronto para ponerte en marcha. Sólo se vive una vez (que sepamos a ciencia cierta), así que ¿cuanto tiempo vas a esperar para hacer lo que realmente quieres?. Ojo, tampoco se trata de ser un kamikace. Y si estás pensando en dedicarte a la construcción quizás debas pensártelo dos veces. Pero incluso en sectores maduros y en crisis, existen nichos de mercado y oportunidades no satisfechas. Búscalas y Aprovéchalas!!!

2. Apóyate en tu gente, pero sólo cuando estés preparado. Nuestro entorno familiar tiende a protegernos. Es normal, lo llevan haciendo desde que éramos niños. Así que no esperes «saltos de alegría» cuando les digas que lo vas a dejar todo para «montar un negocio en Internet» (o donde sea). Más bien espera dudas, caras de preocupación y nervios, muchos nervios. Por eso es fundamental que cuando vayas a contárselo tengas superadas ya las dudas razonables. Díselo sonriendo, y no dejes de hacerlo sea cual sea su reacción. Piensa que a ti te ha costado varios meses superar las mismas dudas que ahora tienen ellos.

3. No te centres en lo que no tienes. Concéntrate en lo que sí tienes. A menudo tendemos a ser más conscientes de lo que nos falta, que de aquello que ya tenemos. Cuando arrancas te falta de todo, contactos, clientes, trayectoria, casos de éxito, etc. Pero debes tener algo que sea importante y valioso para una parte del mercado. Agárrate a ello con todas tus fuerzas y conviértelo en tu estandarte. El resto ya llegará.

Hace nueve años quedó vacante el puesto de delegado comercial en Cantabria de un empresa asociada a la empresa  de Barcelona en la que estaba. El delegado anterior se había marchado para montar su propia empresa, y se estaba llevando a los clientes (llevaba meses haciéndolo). Yo no tenía experiencia comercial previa, no conocía la zona, ni a los clientes. Pero conocía bien el negocio y tenía buen trato con los dueños. Me ofrecí con el único argumento de peso que podía esgrimir: » Si necesitáis a alguien de confianza. Yo soy vuestro hombre». Me dieron el puesto

4. Actúa a corto plazo pero con la vista a largo plazo. Los planes de negocio rara vez se cumplen y están empezando a ser «prescindibles». Aún así necesitas tener una visión a largo plazo, que te ayude a tomar las decisiones a corto. Tienes que saber qué quieres hacer, cuál es tu mercado y clientes objetivo, cuál va a ser tu propuesta de valor y, cómo vas a diferenciarte de tu competencia. A menudo, las necesidades del día a día pueden hacer que empieces a dudar y que te plantees hacer «cualquier cosa» con tal de generar ingresos. No cometas ese error.

5. No renuncies a todo por tu empresa. Pese a que te lo estés jugando  todo por montar tu empresa. En realidad tu proyecto no es sólo tuyo. También es el proyecto de tu familia, y de tus amigos. Ellos son los que te van a soportar cuando estés insoportable. Son los que van a pagar tus ausencias, tus viajes, tus jornadas interminables de trabajo. Son tus socios y debes recompensarles. Dedícales tiempo aunque no lo tengas. Dedícate a ellos porque son más importantes que tu empresa. Montar una empresa puede ser muy sacrificado y a la vez muy reconfortante. Pero no renuncies a la felicidad de tu pareja y tus hijos. No merece la pena. Siempre podrás montar otra empresa. pero difícilmente podrás montar otra familia.

¿Cuales son tus consejos para «tener éxito en tu vida»?

Artículos relacionados

Un año disfrutando con Impulsa Tu Marketing

Consultor de Marketing Online,…¿y eso qué es papi?

De la Suerte, o cómo aprovechar las oportunidades