Después del artículo que publiqué hace quince días sobre los fundamentos de la analítica web: qué es y en qué debes fijarte, hoy te dejo el segundo artículo de la serie, dedicado a la medición de resultados en tu web.

El principal error de analítica web, que suelen cometer la mayoría de los negocios en Internet, es que se limitan a colgar una web y punto. No hacen nada más,  no se preocupan por sus resultados, o mejor dicho, no hacen nada por mejorarlos.

El segundo error más común, es el de las empresas que tienen implementado Google Analytics,  pero sólo se fijan en las visitas que tienen, su tasa de rebote y las paginas vistas, sin profundizar más allá. Sin embargo, la verdadera utilidad de Google Analytics está en su potencial para medir resultados reales y/o estimados.

Seguimiento de comercio electrónico

Si tienes un comercio electrónico o tienda online, la medición de resultados es directa mediante la configuración del seguimiento del comercio electrónico. De tal forma que vas a poder acceder a los datos de las ventas, rentabilidad, etc, directamente en Analytics.

Con esa información vas a poder comparar la aportación a los resultados de la tienda, según el medio y fuente de acceso, ubicación del usuario, campaña de marketing, palabra clave, etc., y tomar decisiones que incrementen esos resultados. Invirtiendo allí donde tu rentabilidad sea mayor.

Configuración de objetivos

Pero si tienes una web sin comercio electrónico,  también puedes medir los resultados que aporta a tu empresa. Para ello cuentas  con la configuración de objetivos y la definición de los embudos de conversión (también valen para comercio electrónico). Con los primeros puedes asignar hasta 20 objetivos distintos (con su correspondiente valor) que se registran en base a acciones concretas de los usuarios (como realizar una consulta a traves de un formulario de contacto, suscribirse a un boletín electrónico, o descargarse un catálogo,  por ejemplo) o según el numero de paginas vistas, el acceso a una determinada página de la web, etc.

Con esos objetivos puedes medir la calidad de tus visitas según su contribución a aquellas acciones que son importantes para ti, y que son la finalidad y razón de ser de tu web.

Embudos de Conversión

Además, con los embudos de conversión, si tienes definidos una serie de pasos para la consecución de un objetivo – como las distintas fases de una venta online: seleccion de productos, registro, datos para el envío, selección de la forma de pago, y compra – sabrás cuantos usuarios avanzan de una fase del embudo a otra, y si hay algún punto en el que hay una fuga de usuarios que revele un problema en ese paso.

Seguimiento de eventos

Otro de los aspectos que se puede medir en una web es la interacción de los usuarios con ciertos elementos como los vídeos, o con los banners internos de nuestra web. Para ello, podemos valernos de la medición de eventos, a través de los cuales vamos a poder saber si un vídeo se ha visualizado, durante cuanto tiempo, etc. Con los eventos vamos a poder medir también otro tipo de interacciones de los usuarios que no generan páginas vistas, como puede ser la selección de opciones como tallas, colores, puntuaciones, etc, lo que nos puede dar información sobre las preferencias de los usuarios incluso cuando no compran.

Seguimiento de las búsquedas internas

Para finalizar este segundo artículo, vamos a hablar del seguimiento de las búsquedas de tu sitio web. Si tu web tiene un buscador interno, puedes hacer un seguimiento de su uso.

Este seguimiento es especialmente valioso en el caso de sitios web o tiendas online con un amplio catálogo de productos o de contenidos, en donde los usuarios tienden a usar con cierta frecuencia el buscador para encontrar lo que necesitan. Así vas a poder conocer si los usuarios encuentran con facilidad lo que quieren, e incluso detectar contenidos o productos demandados por los usuarios, y que puede que no tengas en tu sitio web. O que no son fáciles de localizar y, sin embargo, merecen una posición preferente en tu web.

 

En definitiva, limitar la medición de la actividad de los usuarios de tu web al número de visitas o la tasa de rebote, es hacer un análisis demasiado pobre. Es como valorar el éxito de un comercio según el número de personas que entran en él, sin fijarnos en si compran o no, o si se registran o no, si preguntan o no. Google Analytics pone en tus manos una potentísima herramienta para la gestión de tu web, y es tu responsabilidad sacarle el máximo provecho.

En el tercer artículo de esta serie, trataremos de cómo aprovechar los paneles de control, segmentos avanzados, las alertas y los informes personalizados para mejorar la calidad y rapidez de tu análisis.

Artículos Relacionados

Aprendiendo analítica web: qué debes saber y en qué debes fijarte (parte I)

Analítica web para directivos: 9 secretos para transformar datos en resultados

Cómo perder dinero con adwords y como ganarlo