En este artículo no vamos a hablar de cómo las campañas de Google Adwords te pueden ayudar a detectar (de forma acelerada) las palabras clave mas importantes para tu estrategia SEO. No, este artículo va más de cómo las campañas de SEM incrementan tu tráfico SEO y su valor.

El objetivo de este artículo es que mires mas allá de los resultados directos de tus campañas en Adwords – por buenos que sean – y que también valores tu inversión en publicidad online por los resultados indirectos que te proporcionan.

Según un reciente estudio publicado por Google las campañas de cpc de búsqueda proporcionan tantas conversiones directas como conversiones indirectas tal y como se miden por la propia herramienta de embudos multicanal, mientras que en el caso de las campañas de cpc de display esa relación es de 3 conversiones indirectas por cada conversión directa (estos datos son de USA a nivel agregado pero cada sector y país tiene los suyos)

Esto significa que ademas de las ventas, registros, o consultas que recibes como consecuencia de los clics en tus campañas, recibes otro tanto, de visitas que llegaron a tu web por otra fuente de tráfico, directo u orgánico (generalmente vinculado a tu marca), pero que previamente ya habían pasado por allí gracias a uno de tus anuncios de Adwords.

Hay que tener en  cuenta que para que Analytics asigne una conversión asistida a una campaña de cpc deben darse dos circunstancias: la primera que haya un conversión (venta, registro, etc.) de una visita que llegó a través de otro canal; y la segunda ,que en un periodo inferior a 30 días, haya habido una visita previa de ese mismo usuario a través de dicha campaña.

Así que si tus campañas de Google Adwords te llevan visitantes nuevos que no convierte de forma directa. No te desesperes. Es muy posible que esas visitas estén volviendo a tu web por visitas orgánicas que sí consiguen la conversión y que se llevan todo el mérito, pero cuyo trabajo sucio se lo ha hecho Adwords.

Este efecto es todavía mayor cuando tu estrategia en Google Adwords consiste en captar visitantes nuevos que no te conocen (no te buscan a ti, pero si tus productos/servicios), con campañas que omiten el uso de la marca de forma deliberada.

En este caso, los usuarios pueden llegar a tu web, investigarla y marcharse para valorar otras opciones. Tras tomar su decisión regresan tu web mediante tráfico orgánico (buscando en Google tu marca) y acaban convirtiendo  De esta forma la conversión directa sería para el tráfico orgánico, mientras que la campaña de Adwords se apunta una conversión asistida (ayudó a captar al visitante que buscaba tus servicios aunque no te buscaba a ti).

La consecuencia es que tu tráfico SEO aumenta y también mejora su valor por visita, y por este motivo muchas empresas cuando cancelan o detienen sus campañas de adwords, experimentan descensos en su tráfico orgánico y en el valor del mismo, y viceversa.

A todos nos gusta simplificar las cosas para entenderlas mejor, y acostumbramos a ver los procesos de compra como procesos lineales y simples. Pero el comportamiento de la gente normal es mucho más complejo.

Combinar campañas de branding (en display) con campañas de respuesta directa (en búsqueda) suele ofrecer mejores resultados que las campañas aisladas. y por ese mismo motivo, combinar distintas estrategias de marketing en los distintos canales online (web, e-mail, SEo, SEM, redes sociales, etc.) ayuda a que los resultados de cada canal sean mejores que por separado.

Artículos relacionados

Cómo transformar las visitas a tu web en clientes para tu negocio

Cómo mejorar las conversiones de tu web segmentando por tipo de tráfico

Analítica web para directivos: 9 secretos para transformar datos en resultados