Macro photograph of coca-cola bubbles.

Image via Wikipedia

Hace poco he tenido una consulta de un cliente, para que le repasara los textos y las fotos que quería colgar en su web. Curiosamente se trata del site de una empresa cuya materia prima son las palabras ya que se dedican a la traducción e interpretación. Una de las dudas que más le preocupaba era si debía usar en su web un tono formal (de usted) para dirigirse a sus clientes, o si era preferible usar un tono más informal y cercano (de tú), ya que los dos socios tenían distintas opiniones al respecto.

Lo cierto, es que el marketing de contenidos cada vez está cobrando una mayor importancia en las empresas, y  se está conviertiendo en el principal elemento a la hora de posicionar bien una página web en los buscadores. Pero nunca debemos olvidar que la finalidad de las páginas webs no es ser encontradas por los motores de búsqueda, sino captar, informar y convertir tráfico de calidad en clientes para la empresa, lectores para el medio, donantes para la ONG, estudiantes para la escuela de negocio, según el caso del que estemos hablando.

Por este motivo creo que es bueno que repasemos algunos de los puntos más importantes a la hora de definir los contenidos (fundamentalmente textos, pero también fotos, vídeos, podcast, etc) de nuestra presencia online:

1. Sé tu mismo

«Hoy en día las redes sociales nos permiten conversar de tu a tu con cada uno de nuestros clientes». ¡Vaya novedad!, ¿y que se supone que llevamos haciendo desde que montamos nuestro negocio?, ¿o acaso no te has dedicado a interesarte por tus clientes, conocer sus preocupaciones, sus necesidades y la forma de ayudarles?. Entonces, ¿que es lo que ha cambiado?: la forma de relacionarnos, la posibilidad de cada mensaje y cada conversación sea pública y accesible para el resto. Por eso es aún más importante que antes mantener la coherencia en nuestro mensaje y en nuestro estilo, tono y forma de comunicar. Sé tu mismo, se auténtico, no cambies tu forma de actuar por estar en Internet. Si lo haces…. se notará.

2. Aclara tus ideas antes de empezar

No eches a caminar sin saber a dónde vas, ni empieces a publicar contenido sin ningún sentido. Aunque a caminar se aprende andando, es bueno que antes de publicar tu perfil en cada red social, antes te pares a pensar cuáles encajan mejor con tu público objetivo, con tu estrategia y con tu personalidad. Define la finalidad que quieres que tenga esa presencia y empieza a construir tu mensaje y la conversación desde ahí.

3. Sé prudente

Ten en cuenta que todo lo que publiques permanece, y que no estás publicando sólo para tus visitantes, tus clientes, tus amigos, o tus contactos. Ellos tienen sus propios amigos y contactos y nunca sabes a manos de quien puede ir a parar lo que publicas. Los despidos por comentarios indebidos en facebook ya han dejado de ser noticia, y las crisis de comunicación de las grandes marcas por su falta de tacto ya no nos sorprenden. No publiques con miedo, pero tampoco seas un temerario.

4. Participa de la conversación…pero mantén un discurso

Si tu presencia tienen un objetivo, tus comentarios y la conversación (en redes sociales) deben dirigirse a ese objetivo. Permite la aportación de nuevos temas y estate dispuesto a cambiar de rumbo si detectas una oportunidad interesante. Pero no pretendas caerle bien a todo el mundo ni contentar a todos por igual. Las marcas, al igual que las personas tienen seguidores, indiferentes y detractores. Escribe para los primeros, escucha lo que aporten los segundos y vigila a los terceros.

5. Busca la respuesta y la acción de tu interlocutor

Tanto si escribes un blog, como si tienes una web informativa, una tienda online o un perfil en una red social. Lo que buscas es que tu lector/interlocutor haga algo (leer, subscribirse, comprar, etc). No descuides las llamadas a la acción y marca con claridad lo que esperas de él. A menudo consumimos muchos recursos en construir nuestro mensaje y destacar nuestras bondades, pero nos olvidamos de decirle al cliente lo que queremos que haga a continuación.

6. Mide, prueba y corrige

La dos ventajas principales del medio online frente al offline son la viralidad que puede alcanzar un mensaje, y la capacidad de medir con claridad, facilidad y bajo coste el efecto de nuestro contenido en el usuario. Hay numerosas herramientas gratuitas y de pago que nos ofrecen información de lo que está pasando en nuestra web y con nuestros mensajes y perfiles sociales. Utilízalas en tu beneficio, te sorprenderás de los resultados.

7. Busca ayuda profesional

Es posible que seas un gran comunicador, o un excelente profesional, o que tu empresa tenga el mejor producto del mercado o que cuente con personal que se maneja con soltura con las nuevas tecnologías. Sin embargo por mucha voluntad y argumentos que tengan, no es posible que dominen todas las facetas del marketing y la promoción online con eficacia. La clave para un presencia online realmente exitosa es la adecuada combinación de las herramientas disponibles. Es como la fórmula de la Coca-cola, todos conocen los ingredientes pero sólo ellos saben cómo prepararla.

Si tienes cualquier comentario o duda siéntete libre de hacerlo. Y si necesitas ayuda con tu presencia online, contacta conmigo aquí y déjame ayudarte.